Astronomía y astrofísica

La astronomía, que significa etimológicamente "el conocimiento de las estrellas", es la ciencia encargada de observar y explicar los cuerpos y los eventos fuera de la Tierra.

Una vez que se comprendió que los elementos que forman los "objetos celestes" eran los mismos que conforman la Tierra, y que las mismas leyes de la física se aplican a ellos, había nacido la astrofísica como una aplicación de la física a los fenómenos observados por la astronomía.

La mayoría de los astrónomos (si no todos) tienen una sólida preparación en física, y las observaciones son siempre puestas en su contexto astrofísico, así que los campos de la astronomía y astrofísica estan frecuentemente enlazados.

En su historia temprana, la astronomía suponía sólo la observación y predicción de los movimentos de los objetos celestes que pudieran ser identificados a simple vista. Los astrónomos eran por lo común también sacerdotes, y por un largo tiempo se creyó que los fenómenos celestes tenían una influencia oculta en los sucesos en la tierra (astrología). Los griegos hicieron importantes contribuciones a la astronomía, pero el progreso se detuvo casi por completo en la Edad Media, excepto por el trabajo de algunos astrónomos árabes.

La Astronomía es una de las pocas ciencias donde los aficionados todavía tienen un papel activo, por ejemplo descubriendo objetos transientes (como cometas) y monitoreando la variabilidad de las estrellas.

El estudio de los planetas de nuestro sistema solar ha sido en tiempos recientes considerado una disciplina aparte, llamada Ciencias Planetarias o Planetología.

Ver también historia de la astronomía

Debido a la amplitud de su objeto de estudio la Astronomía se divide en diferentes ramas. Estas ramas no estan completamente separadas, sin embargo, y sus intersecciones, así como los astrónomos que trabajan en diferentes áreas, son la norma más que la excepción.

En astronomía, se obtiene información principalmente de la detección y análisis de la radiación electromagnética. Una división tradicional de la astronomía se da por las regiones del espectro electromagnético observadas:

La Astronomía Óptica y de Radio puede realizarse usando observatorios terrestres, porque la atmósfera es transparente en esas longitudes de onda. La luz infrarroja es facilmente absorbida por el vapor de agua, así que los observatorios de infrarrojos deben establecerse en lugares altos y secos.

En astronomía de rayos-X, astronomía de rayos-gamma, astronomía ultravioleta y astronomía en el lejano infrarrojo se pueden hacer observaciones unicamente desde globos aerostáticos u observatorios espaciales.

Todas las disciplinas previas están basadas en la detección de fotones, pero también podemos recibir información desde fuera de la Tierra transportada por los rayos cósmicos, neutrinos, y, en un futuro cercano, gravitones (ver LIGO).

Una división diferente puede ser realizada usando las regiones del espacio y los problemas arriba comentados; algunos de ellos son:

Ver también